sábado, 6 de diciembre de 2014

Raza de perros en peligro de extincion

Los perros, criaturas increíbles. Uno de los pocos animales que se sienten mucho mejor al lado de un hombre, que sin el. Ellos son nuestros verdaderos amigos, compañeros, guardias, guías, trabajadores de rescate, compañeros de caza y los animales domésticos.

Son tan diferentes, tanto en apariencia y carácter, que a veces es imposible creer en su relación. Sin embargo (el conjunto de material hereditario) en perros de todas las razas es idéntica a la 99,85%. El saldo de 0,15% y ofrece toda la variedad de especies que existen en la naturaleza. ¿Cuáles son los más raros y están al borde de la extinción?

Elghund Noruego

top

Nacido en Noruega en 1877 y más allá es extremadamente raro. Elkhaunda utilizado en la caza de alces, lo que confirma su nombre - traducido del elghund noruego significa "perro de alce". En Noruega las táctica de elkhaunda son única - para cazar y se dirigió al animal, que esquiva los ataques y constantemente ladra a los alces no se escapa antes de la llegada del cazador. Además, el noruego elkhaundov utiliza para la caza de grandes animales (el lince, el lobo, el oso), y el juego pequeño, pero ahora en Noruega, están menos dispuestos a cazar. El número de perros de esta raza alcanza alrededor de 4000.

Stabihon

de extinción

Lugar de nacimiento de la raza, conocida desde el comienzo del siglo XIX, la provincia holandesa de Finlandia. Se cree que stabihon fue creado por cruzar un perro con perro de aguas kurapatochnoy drentskoy, importados de los Países Bajos por los españoles en el XVI - XVII. Stabihon un buen sabueso con sentido perfecto. También hace frente a los deberes de un vigilante. Número de perros no más de 3500 individuos.

RidgebackTailandés

y en peligro

Se trata de una antigua raza. Su origen se remonta a los orígenes mismos de la domesticación de los antepasados ​​salvajes de los perros. La evidencia más temprana de la domesticación de los lobos sugiere que los primeros perros domesticados fueron sometidos a una intensa selección artificial primitiva. Los principales criterios de selección fueron la capacidad de cazar, proteger y defender. Por lo tanto, el Ridgeback tailandés se utiliza principalmente para la caza, tapires jabalíes, ciervos, martas, tejones, mangostas y otros animales, así como para proteger a los hogares de las serpientes. Más tarde, comenzó a acompañar a la carreta, la protección del propietario y su propiedad. Debido al aislamiento de las zonas remotas de Tailandia, el Ridgeback tailandés ha conservado su forma original hasta ahora. tailandés Ridgeback - muy buen compañero. Sus habilidades físicas le permiten participar en cualquier "trabajo del perro" en el dueño de la compañía. Número de individuos no está precisamente determinado, pero no exceda de varios miles.


Norwegian Lundehund

de razas mas raras de perro


Esta raza desciende de las islas de Varo y el crecimiento en el norte de Noruega. Durante siglos, estos perros fueron aislados y se utiliza para la caza frailecillos (ahora la caza de estas aves está prohibido.) Por la naturaleza de una sensibilidad, un perro temperamental, cariñoso, desconfiado con los extraños. El número de especies en el mundo - 2000 individuos, la mayoría de ellos viven en Noruega.


Moody

Top de razas más raras de perros y en peligro de extinción

Moody perro húngaro. Muy valiente y lleno de energía, por lo que es adecuado para la gestión de grandes rebaños. A veces, estos perros van a por los jabalí. Moody es también un excelente perro guardián y compañero. Se utilizan para detectar las drogas en los servicios de rescate. Por desgracia, sus cifras disminuyen considerablemente. Ahora no son más que 2000.

Otterhaund

top


Un perro grande con un pelo tieso y la cara grande, expresiva. Fue criado originalmente para la caza, por lo que tiene un cuerpo fuerte y robusto, piernas largas y musculosas, que le permite realizar trabajos pesados. Otterhaundy pesan de 36 a 54 kilos. Este perro tiene un gran olor, lo que lo convierte en un buen cazador en el camino. Muy agradable, con una voz especial de otterhaundov sonora, que a veces se utiliza muy a menudo. Ahora en mundo sólo hay alrededor de 1000 oterhaundov, unos 350 de ellos - viven en los Estados Unidos. Incluso a principios del siglo XX. Cuando las nutrias de caza fueron los otterhaundy más popular eran escasos. Ahora se encuentran entre las razas más raras y en peligro de extincion.

FUENTE:http://www.taringa.net/posts/info/14726562/Top-de-razas-mas-raras-de-perros-y-en-peligro-de-extincion.html

lunes, 1 de diciembre de 2014

Convivencia entre perro y gato: ¿es posible?

Los prejuicios sobre la convivencia entre perros y gatos son muchos. Incluso el lenguaje se ha hecho eco de ellos con dichos tan conocidos como: "Se llevan como el perro y el gato". Sin embargo, en muchos casos, las mejores amistades se fraguan entre perros y gatos. Solo hay que tener en cuenta ciertas pautas y mucha paciencia para conseguir una convivencia satisfactoria entre canes y felinos.
 "Se llevan como el perro y el gato". Este dicho es una de las expresiones sobre animales que, como muchas otras, no responden a la realidad. Hay perros y gatos que se llevan bien y otros, mal.

Pero en ello no influye el hecho de que pertenezcan a especies distintas y tengan necesidades y comportamientos diferentes. Algunos perros se llevan mal con animales de su misma especie. Todo depende del carácter del animal y del modo en que se haga la introducción del nuevo miembro de la familia en casa.
El perro y el gato son distintos y es recomendable conocer las características y necesidades de cada uno para cuidarles mejor y ayudarles en su adaptación. El gato es un animal independiente, que necesita su propio espacio y no requiere paseos diarios para hacer sus necesidades o practicar ejercicio. Sí requiere un lugar donde afilarse las uñas y una bandeja donde hacer sus deposiciones. En cuanto al perro, es mucho más sociable, necesita mucho contacto con sus dueños y pasear tres veces al día, como mínimo.

Especies distintas, convivencia común

Perro y gato necesitan tratamientos distintos porque pertenecen a especies diferentes: la canina y la felina. Por ello, no se les puede tratar igual. El perro y el gato también son conscientes de sus diferencias y necesitarán su tiempo para adaptarse el uno al otro.
El hecho de que el perro y el gato sean jóvenes influye para que la convivencia sea más fácil, ya que su carácter y costumbres estarán menos asentados y serán más flexibles para aceptar a su nuevo compañero. Lo habitual es que el rechazo provenga del animal que ya está ubicado en la familia, sin importar la especie, sobre todo, si ya es mayor.

La territorialidad

En la medida de lo posible, es fundamental hacer patente al animal que ya vive en casa, que el recién llegado es un nuevo compañero de juegos y que no le querremos menos porque haya otro animal en casa. También hay que plantear la situación como un acontecimiento positivo. Esto es importante para minimizar, lo máximo posible, el problema de la territorialidad, que puede causar peleas y rechazos, algo que no siempre tiene por qué ocurrir. Si el animal es sociable, juguetón y cariñoso, es muy probable que no haya rivalidades.
La territorialidad consiste en el afán de un animal por defender con celo su espacio, en este caso, dentro de una casa. Se puede poner de manifiesto con demostraciones de posesión con alguno de los miembros de la familia, de forma que ocurran intentos de agresión cuando el otro animal se acerca a esa persona. Pero también puede haber peleas por la comida o la zona de descanso. En la mayoría de los casos, esa territorialidad se traduce en un mero gruñido o una exhibición de colmillos para avisar al otro animal, que se dará por aludido rápido.
Por otro lado, al menos al principio, hasta que perro y gato se acostumbren a convivir, se deben marcar áreas separadas dentro de la casa para comer o dormir. Si con el tiempo todo va bien, tanto el perro como el gato estarán dispuestos a compartirlo todo: juguetes, cama e, incluso, comida. Son numerosas las relaciones de amistad incondicional entre canes y felinos, sobre todo, si son de diferente sexo, porque de esta manera se descarta la territorialidad.
Son conocidas y curiosas las imágenes de una gata que amamanta a cachorros de perro huérfanos o el caso contrario, una hembra de perra que cuida de una camada de gatitos. Los animales a menudo dan lecciones de generosidad de este tipo. Son capaces de compartir espacio, cama, juegos y familia. Pero para que ocurra así, los dueños deben respetar sus espacios, cubrir sus necesidades y hacer sentirse queridos tanto al perro como al gato.
 Los celos pueden suponer un obstáculo importante para lograr una convivencia satisfactoria, por lo que hay que evitarlos. Para ello, es recomendable prestar atención para que las dosis de cariño sean las justas para los dos animales, con el fin de evitar que uno piense que el otro le come el terreno. La relación entre perro y gato no tiene que ser un fracaso de antemano. Todo es cuestión de paciencia y saber hacer.

Consejos para la convivencia entre perros y gatos

  • Es recomendable comenzar la convivencia entre perro y gato de sexo distinto y cuando son cachorros.
  • El carácter de los animales influirá en que la convivencia sea más o menos satisfactoria, es decir, será mejor que no sean muy territoriales y sí dóciles y tranquilos.
  • En principio, si fuera necesario porque hay algunos roces, se pueden delimitar zonas distintas para los animales (para dormir y comer).
  • Hay que tener mucho cuidado con la administración de las dosis de cariño. Se deben repartir de manera equitativa.

    Fuente: www.consumer.es

Barra de video

Loading...